La trágica coincidencia

¿Cuál era la probabilidad de que hoy se repitiera lo que sucedió hace 32 años?

El 19 de septiembre de 1985, me levanté a las 7 como todos los días. Caminé a la recámara de mis papás, y le piqué los ojos a mi mamá para que se levantara y me sirviera leche. Se levantó y caminamos juntas hasta la cocina del departamento en un tercer piso. Nos paramos frente al refrigerador, mi mamá abrió la puerta y se fue la luz.

En ese momento empezó el movimiento. Tenía 3 años, y recuerdo claramente a mi mamá llamando a mi papá desesperadamente, mientras que el arbotante de la calle parecía meterse por las ventanas de la sala.

Llegó mi papá, abrazó a mi mamá que se desmayaba, mientras que yo me aferraba a su pierna. No pudimos bajar hasta ya terminado el sismo. Minutos mas tarde, me vistieron y me mandaron a la escuela con los hijos de los vecinos. Sobre San Cosme, nos detuvo un policía (pudo haber sido un militar, pero el recuerdo es confuso), y le dijo a la Señora que manejaba que ya no sería posible seguir, que regresáramos a nuestras casas.

No tengo mas recuerdos sobre ese día, ni los posteriores. Sólo se que tardé cerca de 10 años en volver a abrir un refrigerador antes de las 8am. Creo que el trauma impidió que aprendiera  que nada tenía que ver el electrodoméstico con las placas tectónicas.

Hoy por la mañana, 32 años después de aquél sismo, como cada año se llevó a cabo el “Macrosimulacro” que conmemoraba dicho evento que tanto daño causó a la Ciudad de México.

Escuché la Alerta Sísmica desde mi cuarto, y seguí con mi día. En las redes sociales pude ver una serie de artículos con datos y fotos sobre cómo se había vivido el Terremoto de ’85, cosa que también sucede cada año, pues como sociedad no podemos permitirnos olvidar el desastre y la manera en que salimos de éste.

Salí de mi casa a la 1, esperando hacer un trayecto de 20 minutos. Iba manejando sobre uno de los puentes dela Avenida Río San Joaquín, cuando empecé a sentir que el coche se iba de un lado al otro. Me llevó un par de segundos entender qué era lo que estaba pasando, hasta que me di cuenta que una vez mas temblaba. Temblaba fuerte.

Los coches en la lateral se detenían sobre las banquetas, mientras que los letreros y las luces de la calle se balanceaban violentamente. Los coches que iban delante prendieron sus intermitentes y seguimos avanzando lentamente, hasta que todo se detuvieron. Esperamos sobre la avenida (vía rápida), a que cesara el movimiento.
Lleva algunos segundos reaccionar para seguir adelante. Empezaron a llegar mensajes de todos los grupos de WhatsApp, donde amigos y familiares buscan saber si todos están bien.

En cuestión de minutos, la ciudad empezó a colapsarse.

En un sismo, nunca sabes la magnitud de los resultados, hasta algunos minutos después. Yo seguí manejando hacia mi destino. Me llevó 40 minutos mas de lo calculado.

La gente caminaba por las calles, y yo trataba de informarme en Twitter y en el radio. La tragedia había vuelto a repetirse, 32 años después. El mismo día.
Aunque el temblor de años atrás había tenido una magnitud de 8.1 en escala de Richter, su epicentro había estado a 400km de la ciudad. Hoy, el sismo había sido de 7.1, con el epicentro a sólo 150km. Ambos iniciaron como sismo trepidatorio, y posteriormente, el movimiento se volvió oscilatorio. El primero es el destructor. En este día, fue el tiro de gracia para muchas estructuras viejas, desafortunadamente en un horario donde los edificios estaban llenos. Escuelas, oficinas, puestos ambulantes de comida, llenos de gente mientras las estructuras finalmente cedían ante el movimiento.

A diferencia de hace tres décadas, la comunicación no se perdió completamente. Todos teníamos acceso intermitente a WhatsApp y otros servicios de mensajería instantánea. Las líneas telefónicas, por supuesto, se habían caído. Pero todos éramos testigos del desastre, en tiempo real.

Los videos y las imágenes ya circulaban de manera viral. Edificios cayéndose, fallas en la red de suministro eléctrico, fugas de gas, explosiones, gente sufriendo crisis nerviosas, gente volcándose a ayudar a sus semejantes. Hace 32 años, esas imágenes eran sólo las primeras planas de los periódicos del día siguiente. El 20 de septiembre fue que supimos que la sociedad civil se había unido para apoyar y rescatar a la gente bajo los escombros; otros donaban víveres y medicamentos, otros, era voluntarios donde fuera requeridos.

Esta vez, la ciudad estaba completamente anudada. Todos quisimos salir al mismo tiempo. Todas las calles estaban repletas y nada avanzaba. Yo tuve la fortuna de tan sólo tardar 1.30hr en llegar a mi casa, otros pasaron horas atrapados en calles cerradas.

Esta vez estoy plenamente consciente. Hoy, estoy la tanto de las necesidades y el sufrimiento de la gente. Mi primera intención fue salir a ayudar, pero muy pronto me di cuenta que salir nuevamente, implicaría estorbar mas, de lo que apoyaría.

Hay noticias que te hacen entender que esta sociedad mexicana, por mas dividida que parezca, hay momentos y circunstancias que la unirán siempre. Y éstas ejemplifican exactamente esa solidaridad, esa unión, la fuerza para levantarnos todos juntos, y salir lo antes posible, aun cuando eso signifique recordar y volver a las viejas divisiones, reales o imaginarias.
Está ahora la presencia de la tecnología que, a veces es muy buena, como hoy. Donde gente atrapada en los escombros tuvo oportunidad de comunicarse con el exterior para pedir su rescate. Muchos mas podían informar las necesidades de víveres y medicamentos en los diferentes puntos afectados de la ciudad, asegurando ser provistos con rapidez. También se organizan brigadas de apoyo con diferentes asociaciones, para que todos podamos prestar ayuda a los afectados.

Hay otras noticias que hacen que te des cuenta que hay ciertos elementos de los que podemos prescindir y con los que la tolerancia ya no debería existir. No se si hace 30 años, hubo situaciones similares. Lo desconozco. Podría ser, pues abusivos los hay en todos los momentos de la vida.
Pero leer las notas, donde tipos asaltaban coches atascados en el tránsito en Santa Fe y Constituyentes, y otros se metan a casas “disfrazados” de elementos de Protección Civil, para robar a aquellos que han solicitado la revisión de las estructuras de sus hogares, hacen hervir la sangre.
¿Qué clase de miserable tienes que ser para aprovecharte del terror, la confusion y el miedo de la gente, para ponerla en una situación aún peor? ¿Por qué hay que tener en cuenta los derechos humanos de esta escoria, cuando ni en el peor momento de la Ciudad, decidieron dar tregua?

Y claro, hubo aquellos sin nada que hacer, que decidieron seguir propagando el miedo con fake news, como  el aviso de un “mega sismo”, la falta de gasolina o daños que no existían.

Mucho ha cambiado en 30 años, y mucho mas no lo ha hecho. Puedes respirar el miedo en el aire. El miedo del recuerdo, de la repetición, de la trágica coincidencia.

¿Saben cuál era la probabilidad de que este evento sucediera?

Una en millones.

 

Advertisements

De micromachismos y otros demonios

Ayer estaba viendo la noticia de la chica estrangulada en CU. Por supuesto, enfurecí ante la reacción de la PGR, de la UNAM y de todas esas mente retrógradas que insisten en cultivar la misoginia y el machismo en una sociedad asqueada de violencia contra la mujer. Las excusas eran las de siempre: era una borracha, era una drogadicta, era mala estudiante, “se juntaba con hombres” y, my personal favorite “era una PUTA”.
Como la chica que murió en el accidente de REFORMA, y como la que iba caminando y se defendió ante el simio que trató de grabar debajo de su falda, y como tantas y tantas otras.

Porque aparentemente, las mujeres o somos unas santurronas miserables, condenadas al hogar y a no entender nada de lo que pasa a nuestro alrededor, o somos todas unas PUTAS sin remedio que merecemos muertes espantosas.

También tuve oportunidad de ver un video de Playground, hecho en España, que hablaba de los “micromachismos” a los que nos vemos expuestas diariamente. La verdad es que el video no valía nada. La chica halaba de puras niñerías. “El mesero le lleva la cerveza al hombre y la fanta de limón a la mujer; le da la cuenta al hombre y no a la mujer”.

Primero que nada, eso es culpa de lo estereotipos que hemos generado dentro de esta fantástica sociedad llena de dobles estándares.
Los hombres deben pagar todas las cuentas: hemos convertido a los hombres en cajeros automáticos, y cada vez que inculcamos esta creencia, facilitamos el machismo.
Las mujeres “bien” no beben: PARFAVAAAAAAAR, con esta me parto.

Hablemos de los “micromachismos” reales.
No está bien que las mujeres anden solas. Alguien tiene que acompañarlas.
Esa necedad de que para todos lados hay que ir con alguien, no nos vaya  pasar “algo”, en lugar de ayudarnos, fomenta la idea de que somos débiles o completamente estúpidas.
Que somos menos fuertes, físicamente, que los hombres no hay duda. Pero de que tenemos formas de defendernos, tampoco debería haberla.

La creencia de que por ser mujer, tu necesidad es menos apremiante pues alguien siempre se hará cargo de ti, AKA: tus padres o tu marido.

Las “nunca bien aplaudidas” preguntas de todas las entrevistas de trabajo: ¿tienes novio, planes de casarte, tienes hijos o planes de tenerlos? Porque si es así, ya no eres un candidato con experiencia y conocimiento, eres una carga a futuro.
No hablemos de los seguros, o las becas, después de cierta edad. En el caso de las becas, ya no eres candidato para porcentajes altos, porque ¿qué tal que tienes hijos y te vuelves una descerebrada sin ningún otro interés en la vida?
Y en los seguros, las pólizas suben sin control cuando está comprobado que los hombres se cuidan y van al doctor mucho menos, haciendo la detección a tiempo de “life threatening diseases”, mucho mas complicada.

Otra ganadora: Todas las mujeres la “arman de pedo”. Por el simple hecho de ser mujer, estás condenada a que cualquier expresión de algo que te molesta, te indigna, te hace sentir mal, te hace sentir triste, o simplemente tuviste un mal día, significa que “la armas de pedo y estás exagerando”

Todas las mujeres son malas para manejar.
Está comprobado cientificamente que las mujeres carecemos, si no totalmente, si de manera limitante de la “visión-imaginación 3D” que permite ubicar el tamaño del coche y su lugar en el espacio físico en el que nos movemos.
Pero no todas, hemos muchas que lo hacemos bien, y nos estacionamos en paralelo sin dificultades. Y la realidad es que el problema verdadero es que muchas mujeres le tienen pánico a manejar por precisamente la creencia que todos los hombres tienen de que TODAS las mujeres lo hacemos mal, y merecemos gritos, majaderías y aventones de carrocería cuando nos equivocamos.

Las mujeres sólo tienen 2 opciones, o son súper loud convirtiéndolas en insoportables; o están en silencio, lo que las hace mamonas e insoportables.
Pobre de ti donde, por ser amable, le sigas la conversación a un tipo cualquiera, porque ya eres fácil y (yes, you guessed it) UNA PUTA; o no tengas interés en hablar con nadie, porque eres una BITCH amargada.

Ya no vayamos al tema de la ambición laboral, la elección de no tener hijos, de tu vestimenta, y otras miles de cosas que, aparentemente, TODAS las mujeres del mundo, estamos haciendo mal, y por las cuales merecemos ser juzgadas, torturadas y, obvio, sufrir muertes horribles… Y que todo salga en internet y se convierta en la broma de las autoridades y de la sociedad entera

I am my hair

Hay una canción de Lady Gaga que se llama Hair, y es una de mis favoritas desde la primera vez que la escuché, aunque al principio no puse mucha atención a la letra.

Me parecía divertido que se refiriera a la personalidad y a la libertad como a su pelo.

Y no fue hasta que realmente escuché la letra que entendí porque me parecía buena.

Cuando era chica, siempre fui la niña rara que siempre estaba callada. La niña rara que tenía el pelo esponjado y que luchaba para peinarse. La niñita introvertida que jugaba con sus muñecos en silencio, porque todo el ruido estaba en su cabeza.
Incluso cuando empezó la locura del alaciado, mi pelo luchaba por esponjarse. Y cuando eres adolescente y crees que eres fea y te ves mal sin importar qué, créanme, son momentos muy incómodos.

En uno de esos momentos terribles, y de alicatare con pistola hasta cansarme, el pelo se dio por vencido y se quemó todo. Se veía y sentía terrible. Así que no se me ocurrió nada mejor que, días antes de entrar a la prepa, decidí cortármelo todo.

Cuando les digo todo, es así. Incluso la señorita del salón sonaba preocupada. “Estás segura que quieres que lo cortemos?” Mientras sostenía las tijeras y veía a mi mamá de reojo.
Mi mamá tampoco debió haber estado tan contenta, pero decidió no decir nada y dejarme a mi la decisión de qué hacer con el pelo que me tenía harta.
Y me lo cortaron, como niño. Era pura felicidad, pues prácticamente no tenía que peinarme, y el baño era rapidísimo.
En ese momento, mi pelo realizó la hazaña que hasta el día de hoy me tiene sorprendida e increíblemente agradecida: se hizo completamente chino.

Al principio de la sorpresa, todo fue maravilla. Los chinos se pegaban a mi cabeza. El problema fue cuando empezó a crecer sin orden y sin que yo pudiera entender cómo arreglarlo.
Al mismo tiempo, yo dejaba de ser la niña/adolescente del rincón; mi personalidad también cambió drásticamente, pues empecé a tener una presencia real que se hacía escuchar. Seguí en silencio, pero todos sabían que estaba ahí.
También porque ya no era toda amabilidad y sumisión, me había convertido en una persona con una forma de ser y opiniones sólidas, con toda la información que había estado guardando al sólo ser una mera observadora.
Creo que mi pelo y yo tomamos las personalidades que nos correspondían, posteriores al shock de la adolescencia, y al corte.

Tener el pelo rizado hace mucho mas complicada su manutención, pues requiere de serios tratamientos de humectación y cinco mil productos para peinarse. Pero también lo hace mas divertido. Es un tipo de cabello que no es tan común, y que incluso mucha gente prefiere detener con peinados o con químicos.
El color no café oscuro, no medio negro. Constantemente me encuentro respondiendo a la pregunta de si es mi color natural o me lo tiño, es realmente negro.
A mi me da la oportunidad de verme distinta; de jugar con su capacidad de ser lacio, chino, hacerme trenzas, hacer updo’s que jamás verás en personas lacias. También me hizo aprender que yo prefiero lo natural.
Por mi parte, yo he decido ser como soy, todo el tiempo. No adaptaciones, no partes de mi, no ser otra cuando parece conveniente. Sino ser yo, de la mejor manera posible. Eso también ha tenido inconvenientes, pero para mi, ha resultado lo mejor siempre.

Hace unos días, fui al salón a un corte (normal, nada de excentricidades) y noté que tengo una gran cantidad de canas. “Me traicionaste” fue lo único que pude pensar cuando separaban los mechones para cortar. Mi mamá tiene muy pocas canas y apenas se le notan; mi abuela tiene, pero gran parte de su pelo sigue siendo del tono natural. Mi papá encaneció a los 35, y ahora es “salt&pepper”, con mucha mas sal que pimienta.
“¿No me pudo haber tocado la herencia de mi mamá?” me pregunté, con el terror que siempre experimento al darme cuenta que estoy “haciéndome vieja”.

Es claro que mi pelo no me está traicionando, sino que está cumpliendo con lo que le toca, naturalmente. Y creo que la lección, en esta célebre ocasión, es que yo también debería tranquilizarme y aceptarlo, pues la hazaña está cumplida y ahora soy quien debía ser, con todo y mi pelo.

Así que, si me preguntan, si: I’ll die livin’ Just as free as my hair

HAIR

 

It is hard out there

I’ve been reading a lot lately, about all the terrible news about violence against women, the sexual aggressions, the constant discrimination, the salary gap, the pink tax and all that crap that comes with being this particular gender.

It is certainly true that now the news are overexposed. We are saturated with information, due to the fact that each one of us is can create a channel of information with no end.

I guess I was never truly aware of all these things, right until I was in high school and discrimination came from the nuns at my school. Female nuns, discriminating smarter, rebellious girls that didn’t fit the “catholic bill”. Encouraging the “being behind a good husband and living the life of the children and the household” standard.
It is sad to say, but they are  women who continue to encourage those standards for girls and women around the world. The kind of standards that allow men to believe that they can make passes at us, and we should take them, the ones that believe that locker room talk is a common thing and we shouldn’t even consider it  as a problem.

When I started going to clubs, I remember drunk guys coming up to me and get something out of me. I always found ways to flee them, instead of just facing them and react the advance. As I got older, and lost all shame and fear, I became what those men would typically label as a “bitch”. They come up to me and I have “Bitch Resting Face”, no matter what they say. I don’t laugh at their jokes and openly ask them not to touch me, and I’m very clear when it comes to rejection. It is a NO, loud & clear.

And I get all those horrible comments about being a bitch, and those “that’s why you are all alone” declarations. I don’t mind. I know where it comes from.
And I see all these women who put up with the sad advances and the lines, and the subtle rudeness and the sexual innuendos, just because “it is wrong for a girl to be rude or not take a compliment”. Only stupid people can believe that those unwanted or unsolicited advances are compliments.
And lately, Mexico city has become a scary place to be a woman. They’re getting beaten up, raped, and mistreated by men in every place, at all times. And no one really seems to be doing nothing to solve this.

Whistles are not the answer. Complaints on social networks only seem to aggravate the problem, ’cause there are men  and WOMEN willing to  blame the victim by stating that she was a whore, and that she had it coming.
Even the law requieres the wounds to be serious for you to report an abuse.
Really? How serious? Do you have to be in the hospital with broken bones and nearly dying for someone to pay attention?
What has been taught to the people? Where is this problem coming from? Why is no one asking this questions?
This is not about men having a mother or sisters or any female relative. This is about all of us being people who deserve respect at all times.
This is about women not bad mouthing and promoting the victim blaming, but supporting each other in a situation that endangers all of us.

Michelle Obama on Trump’s comments

10382622_785995531468502_1324475243427531058_n.jpg

The unseen mistakes

Unless you live in the amazonian jungle, you’ve heard or read about Angelina Jolie filing for divorce from Brad Pitt.
You’ve already heard the supposed reasons (the substance abuse, the Cotillard affair, the anger management issues), and you’ve seen the memes and the twitts sucking Jennifer Aniston into the whole mess.
The social network has portrayed Aniston as the person whose karma has been completed, as finally victorious from the break up/affair of “Brangelina” over 12 years ago.
I will admit shamelessly that I saw the memes and I laughed. A lot.
I also have to say that I read her reaction in the Today Show to the question of their divorce, and thought she was right on point when she got angry at the people who keep asking her about Pitt and Jolie, and still consider her as part of that tale.
Aniston got furious and said that it was unbelievable that people paid more attention to a famous couple getting a divorce than to a single black parent un armed, getting shot for no reason. She stated that people are not paying attention to the things that they really should.

And she is right. With the police excesses and about all those things that people have yet to understand. The situation that Jolie is going through now should not make any other women (or anyone) happy, or make them believe “they are getting what they had coming”
Jennifer Aniston has, very unsuccessfully, tried to be cut out of the Brangelina drama, for the simple reason that she deserves to move on. As she did. And yet, she’s still the imaginary icon of the cheated women of the world. And the icon of society’s rotten double standards. We all wanted her to move on, and at the same time, we wanted her to hold on to the love she had for Pitt and be forever victimized for it. And in this moment, this twisted plot came to full bloom as she becomes the heroine, as karma has done its job with the couple that ruined Aniston.
And that is just not the way this goes. Whether we understand it or not.

On the side of Brangelina, no one really know what is going down, what are the real reasons behind Angelina’s choice.  I’m pretty sure also that it was not easy, since there are children involved. I can tell you for a fact that Angelina must not happy for what their children will have to go through, and for what she’s been going through for quite some time.

Coming from parents who had a not-so-friendly divorce, I can tell you that those kids will come out different once they come to terms with the situation. They will not be the kids they were just a month ago, and that will never change.
I can also say that they will, eventually, have a better family dynamic. Parents that are constantly fighting or not talking or just do not love each other anymore do not make happy households, believe me.
And the distress and the pain those kids are living should be on everyone’s mind, before making another snarky remark about their father being a serial cheater, or her mother “deserving what she got”.

Empathy should be the word. We are not the rightful judges, and this is not another movie for us to watch. This is their real life and their very real struggle.

La “megalópolis” podrida

Es claro que México como país, está sufriendo.

Es evidente que estamos gobernados por gente que, en el mejor de los casos y como dijeran en el otrora Servicio a la Comunidad de Canal 5, “padecen de sus facultades mentales”.

Para muestra están: Javier Duarte en Veracruz, estado con el mayor número de periodistas asesinados; Héctor Astudillo en Guerrero, y su plantío de amapola medicinal, o Francisco Domínguez en Querétaro, usando patrullas para que lo lleven al súper…

Ni hablemos ya del “Bronco” o Eruviel.

En realidad, no hay a quién irle. Estamos todos sumidos en la porquería.
Pero yo vivo en la siempre caótica y nunca bien aplaudida, CDMX. Es del lugar que más opiniones tengo, pues en ella vivo y sufro. Unos días mucho, otros, mas.
Y es que yo estoy segura que es aquí donde mas nos hemos castigado solos, con los gobiernos putrefactos del PRD, que no han ayudado en absolutamente nada.

Y en particular, el de Miguel Ángel Mancera. Sin lugar a dudas, la demostración mas patética de alguien que nada tenía que hacer en un puesto de funcionario público. Y de alguien que debería estar repitiendo la primaria.

Gracias a él, tenemos taxis rosas y una semi funcional Línea 12 del Metro, sin que aún haya culpables de la pésima construcción, la destrucción y por ende, el fracaso rotundo de una inversión de 47 mil millones de pesos. Nadie es culpable de haber otorgado una obra de ese tamaño a gente que no fue capaz de construir una estructura que soportara los trenes? Que seguramente debe ser el capítulo 2 de cómo construir un metro.

También tenemos cientos y cientos de marchas que ahorcan a la urbe, una y otra vez. Cuando el que se supone que nos gobierna, había declarado que no permitiría que nuestros derechos de libre circulación siguieran siendo coartados.

Tenemos eventos como el asesinato múltiple en la Colonia Narvarte, el cual ya se cerró, y nadie supo quién fue el culpable. Aparentemente, esos personajes merecían ser asesinados por tomar cerveza y cocaína “In a school night”, a pesar de ser adultos que trabajaban.
El punto es que nadie sabe, para variar, que fue de esa historia. Y seguramente, veremos algo muy similar con la historia de “Lord Ferrari”.

Ahí está también el Nuevo Reglamento de Tránsito, el cual también debió haber sido escrito por un fulano que jamás en su vida ha manejado ni un carrito de elotes.
Los límites de velocidad son risibles, las multas y las fotomultas, otra muestra  descarada de la corrupción del gobierno y la policía; las ciclopistas que son trampas mortales de la ciudad, no sólo para los que manejamos, sino también para los de las bicis.
Lo mejor es que el 3 veces H Reglamento contempla reglas y multas para transporte público y de carga, que jamás en la vida veremos aplicadas, porque esa gente se pasa el sacrosanto librito por el arco del triunfo, sin siquiera despeinarse. No hay un policía, o “un valiente” como diría mi abuelita, que meta a esa gente en cintura. Mucho menos el crío llorón que tenemos por “Gobernador”.

Y como siempre, llegamos al punto donde en México, sólo se solucionan las consecuencias y no la fuente del problema.
Nos ahorraríamos una cantidad de problemas bestiales si arregláramos los problemas desde su raíz. En el caso del Reglamento de Tránsito, se trata de darle educación vial verdadera a la gente, desde las casas, desde las escuelas, haciendo exámenes de manejo teórico-prácticos; haciéndole entender a la gente que el orden reduciría el tráfico considerablemente y no el creer que se es mas listo al meterse en una fila y detener la circulación.

Otro fantástico ejemplo de estas medidas a medias, es el Hoy No Circula de la Comisión de la Megalópolis.
Ya habían determinado que los coches viejos debían circular menos; luego decidieron que si estaban en buenas condiciones, podían circular, y entonces aumentaron nuevamente la cantidad de coches circulando todos los días.
Añadan a esta exitosa determinación, las cuatro mil obras que hay que hacer al mismo tiempo por toda la ciudad, y el reglamento estúpido, tienes la combinación del infierno.
Todo esto aunado a que no hay horario para que trailers y transporte de carga, se muevan por la ciudad, contaminando sin fin, porque a esos no les aplica el No Circula a pesar de que uno puede ver el humo negro saliendo de sus escapes, a todas las horas del día, todos los días.

Claro, claro que se presentó la Precontingencia. Claro que estábamos en estado de alerta, porque el aire estaba ultra contaminado. Y la respuesta de nuestro fantástico líder fue culpar al Gobernador del Estado de México, al de Puebla, al De Tlaxcala y a todos los de la megalópolis. Aquello parecía un kinder, todos llorando y acusándose con la Miss Peña Nieto.
Y la Miss, como está muy ocupada en tapar sus corruptelas de las casas blancas con su compadre de HIGA, no tiene tiempo para berrinches, así que los obligó a “pegarlas”con el Secretario de Medio Ambiente como representante de La Miss.

El punto es que hoy, ya nos amenazaron que durante tres meses, todos los coches, sin importar el Holograma, no circularán el día que por color y número de placa, corresponda.

Y eso nos lleva a la primera serie de preguntas retóricas: Entonces, ¿Para qué carajos sirve el mentado No Circula? ¿Para qué pagamos, a regañadientes cada 6 meses, casi $500 por que nos aseguren que el coche puede circular todos los días? Mientras que mi coche no circule todo los días, como su holograma 0 prometió, ¿pagaré menos verificaciones?

Tengo otras mejores: Nosotros pagamos religiosamente la verificación, hacemos las citas y las filas, y le hacemos servicio a los coches, para que no nos ponga peros “el jefazo” del verificentro. Todo este proceso, de alguna manera asegura que nuestros coches están en perfecto estado.
Y a todos esos trailers, transportes públicos, transportes de carga, incluso al glorioso Metrobus, que llenan el aire con sus emisiones humeantes negras todo el tiempo, ¿no hay quién los verifique? ¿No hay quién les cobre por mantener las unidades en buen estado?
¿No serán ACASO éstos los que mayor contaminación producen?

¿No habría que asegurarse de que las condiciones de las fábricas en Naucalpan, Vallejo, Cuautitlán, Tultitlán y demás zonas industriales, sean las adecuadas?

Ni siquiera es sentido común, es un caso de silogismo de lógica, el más básico.

Y aún así, ya nos veo, padeciendo el viacrusis de los tres meses, siguiendo la estupidez de esta regla. OBVIAMENTE, los niveles de contaminación disminuirán. Es lo lógico, pues la cantidad de coches circulando diariamente no es la real.
¿Cuál va a ser la medida después de ese mágico descubrimiento?

La gente tiene que seguir circulando, no sólo porque pueden, sino porque el transporte público es deficiente, ineficiente, insuficiente y no llega a todas las partes de la ciudad.
¿Hasta dónde tiene que llegar la negligencia y la estupidez de este Gobierno, y sus soluciones que no lo son?

Les sugiero que empecemos por realmente trabajar con el reciclaje y el reuso.
Usar menos el coche, cuando realmente puede suceder.
Y por dios, dejar de votar por el mas imbécil de la cuadra.

5973169

 

 

 

So, hail Woman’s day

Yesterday, there was so much talk about it being Woman’s Day worldwide.

I read so many posts all over the web about feeling great for being a woman, and also saw so many being against it as a celebratory day, but a day to remember all the ways we are still being discriminated against and not respected as equal to men.

We are fighting against the pay gap, against the “pink” tax. We want better conditions at the work place, as well as the same opportunities of growing in the hierarchy.

Yes, all that is a fantastic fight and it is worth it. Let’s all break the glass ceiling.

And then, I seriously recommend you all to watch India’s Daughter and The Hunting Ground, just so you know how truly far we are from equality, and just how sad things truly are.

Both documentaries speak loud and clear of the massive rape numbers against women in India and in the US.
India’s society has been experiencing a change, but people is still rather reluctant to accept it, so they still prefer first born boys over the girls. Women are supposed to tend to their men relatives, and always be accompanied by one, if they want to be considered “decent”.
When women get raped, men firmly believe they had it coming, because they weren’t “decent enough”. Maybe they were outside of their homes after 7pm, or their skirt was a little over their knees. So, basically, women that do that, are asking to be brutally raped.
Of course, in India there’s intense poverty, limitations, lack of opportunity, overcrowding, ignorance and lack of education. You have the perfect mix for disaster.

And then there’s The Hunting Ground, where you can see thousands of women and some men trying to get their rape cases forward, while the best Universities in the US (and even the world) try to hide it, in order to protect their reputations and their incoming donations.

Women get raped on campus every day. Of course, the numbers just grow at frat parties, especially if there are jocks involved. The girls report their cases, and the administration in campus asks them if they were too drunk, or what were they wearing.
You know, the old “blame it to the victim so they won’t push the case any forward” kind of attitude. They are doing the same thing that an uneducated, ignorant and limited society does to the girls in India, except that here, we are talking about what should be the highest educated, with the most resources society’s elite.
And if you really think about it, it really does get worse. The world class, renowned Harvard, Yale, Stanford, Berkeley are sending recurring rapists into the world. They are nurturing criminals, and may I say of the worst kind.
Blaming and silencing the victims, so the money and the sports agreements just keep rolling in. No woman in the world is worth a juicy TV contract, or the future best QB in the NFL.

So, these things are actually happening as I write this, and as you read it. And we are so worried about the pay gender gap at the work place, when we are all still seen in the highest and lowest places on Earth, as pieces of meat, as furniture, as someone’s property.

Why are we not looking directly to this and  just be truly and utterly enraged?

20 minutes into the documentaries and I didn’t know if I wanted to cry, or to be completely mad against those who believe that money (or alleged decency), is more important that the integrity of a woman, and later on, the rest of the society.
¿Are we not all on the same page here?
¿Do you want to birth and bring up girls in this place where they will most surely still have to fight for their very basic right as to live the way they want to and not to be afraid for it?

NO, no girl deserves what happens to them in India. NO, the women at the universities do not deserve “what’s coming to them” for drinking and partying at some party, where there is a criminal that will get away with it because his parents are rich, or he’s the next best athlete the world has been waiting for.

Believe me, as a part of this world, I do not want the best athletes to be also dangerous criminals with no limits.

And you shouldn’t either.